Showing 4 Result(s)

MARY READ

La vida al límite de Mary Read, una mujer pirata.

landriton-post
Mary_Read_small
Mary Read, pirata del Caribe

Tal día como hoy, hace 301 años, murió en prisión de unas fuertes fiebres Mary Read, mujer pirata de singular bravura y valentía. Mary Read había sido condenada a muerte junto al célebre capitán Rackam, Anne Bonny y otros miembros de su tripulación, por un tribunal de Jamaica. La ejecución había sido de hecho pospuesta por estar Mary Read embarazada, y es posible que hubiese conseguido el perdón final de no haber muerto antes.

PRIMEROS GOLPES

La vida de Mary Read fue corta, pero no podría haber estado más llena de vicisitudes. Nació en Londres y fue criada como un niño, según relata Defoe en su Historia general de los piratas, por una argucia de su madre. La madre de Mary Read enviudó con un hijo de apenas un año, así que al quedarse embarazada de otro hombre, se marchó al campo para evitar ser repudiada por la familia de su marido. Su hijo murió al poco tiempo de trasladarse y entonces nació Mary, que fue vestida y criada como un niño para que, al volver a Londres, la madre del fallecido marido la tomase por su nieto y le diese una manutención. El engaño se mantuvo más allá de la muerte de su abuela, y Mary comenzó a trabajar como paje para una dama francesa.

Mary se hizo pasar por hombre la mayor parte de su vida

Su espíritu aventurero la llevo a alistarse en un buque de guerra y después en un regimiento de infantería con el que luchó en Flandes. Acumuló muchos méritos en batalla, y si no recibió reconocimientos, fue porque los ascensos se compraban. Se enamoró de un compañero soldado y con astucia le hizo ver que era en realidad una mujer. Se casaron y abrieron una hostería cerca del castillo de Breda, Las tres herraduras, a la que iban con frecuencia los oficiales del ejército. El marido murió poco después y, acuciada por la necesidad, Mary volvió a vestirse de hombre y se embarcó para las Indias Occidentales.

LA PIRATERÍA

Su barco fue asaltado por los piratas, y su capitán, Jack Rackam (John de nacimiento), la tomó para su tripulación. Así se introdujo Read en el negocio del corso, y aunque aseguraba que no disfrutaba de esa vida, nadie era más fiero en batalla. Se benefició del perdón real a todos los piratas en Nueva Providencia, pero no tardó en volver a ejercer la piratería junto a sus compañeros.

Mary_Read_Anne_Bonny
Las temibles piratas Anne Bonny y Mary Read

Mary mantuvo en secreto su sexo y, sólo cuando Anne Bonny quiso seducirla, reveló la verdad tanto a ella como a su amante, Rackam. Read no quiso participar en ese triángulo amoroso, pero encontraría el amor de nuevo en alta mar. Cuenta Philip Gosse en su interesantísimo Quién es quién en la piratería, que durante uno de los abordajes apresaron a un “joven sujeto de atractivas maneras”. Parece ser que Mary se enamoró apasionadamente de él, tanto que incluso se jugó la vida para salvarlo.

Ocurrió que este hombre tuvo un conflicto con uno de los piratas, y sólo se podía resolver mediante duelo una vez llegasen a tierra. Mary temía que su amante perdiese, así que decidió desafiar ella misma al pirata en otro duelo a muerte, que por supuesto ganó. Beard prometió entonces a su enamorado que dejaría la piratería y apalabraron el matrimonio una vez llegasen a tierra. Sin embargo, como ya avanzamos al principio, esta historia no tuvo final feliz. 

EL JUICIO

La tripulación de Rackam fue apresada antes de desembarcar y llevada ante un tribunal en Santiago de la Vega. Mary estaba ya encinta, si bien nunca quiso desvelar el nombre del padre, pues según ella no quería perjudicar a un hombre honrado que nada tenía que ver con la piratería. Alegó su embarazo como motivo para el indulto (Anne Bonny hizo lo mismo) pero sólo consiguió retrasar una ejecución que, finalmente, no tuvo lugar.

Valerosa y llena de coraje, brava como nadie, feroz en el combate y dispuesta a morir por amor, Read vivió intensamente y siempre sin miedo. Llegó a decirle a Rackam que no temía la horca, y que de hecho le estaba agradecida, pues disuadía a los cobardes de hacerse piratas. Si esto sucediese, decía, se arruinarían los mares y le quitarían el pan a los verdaderamente valientes. Fue precisamente este testimonio el que certificó la condena por piratería y la pena de muerte.

Por su valentía y espíritu indomable, hemos escogido a Mary Read para nuestra nueva bolsa ilustrada. Y la representamos leyendo, haciendo honor a su apellido, porque eso es lo que más nos gusta de estos truhanes: la capacidad evocadora de sus relatos. Libertalia, nombre que tomamos prestado de la utopía pirata, es como denominamos en Landra a ese lugar de fantasía donde todas las aventuras son posibles, un espacio donde los apasionados de la ficción nos reunimos para disfrutar de lo que más nos gusta: las buenas historias.  

La bolsa MARY READ es 100% lona de algodón y en ella cabe de todo. ¡Acude raudo a hacerte con la tuya!

Piratas

imaginario visual de los piratas en la pintura, la ilustración, el cine y el cómic

landriton-post

¡Piratas, piratas! Fue quizá el grito más aterrador para muchos marineros y, sin embargo, es emocionante, una llamada a la aventura, para los ávidos consumidores de ficción. La fuerza de las historias de piratas se deben en gran medida al imaginario que crearon artistas de épocas muy diferentes. De hecho, es gracias a los creadores que estos violentos delincuentes, pendencieros, ladrones y asesinos resulten sin embargo tan atractivos a nuestros ojos. Es más, simbolizan el ansia de libertad y también, pese a la eterna búsqueda del tesoro y los innumerables abordajes, el desapego por lo material. Cierto es que persiguen riquezas enterradas en islas remotas y arriesgan su pellejo por cofres legendarios, pero, ante todo, los piratas ansían la aventura.

Y precisamente de obras y de autores que alimentaron esta leyenda, queremos hablar hoy. En realidad, no tanto de escritores como Stevenson, Falkner o Defoe, sino más bien de aquellos que dieron forma al aspecto visual e iconográfico de este mundo. Apuntaremos algunos nombres de distintos medios que, por un motivo u otro, nos parecen especialmente significativos.

isla-tesoro-Wyeth
Una de las portentosas imágenes de N. C. Wyeth

De la misma forma que cuando pensamos en Moby Dick nos vienen a la cabeza muchos de los portentosos dibujos de Rockwell Kent, el mundo de los piratas también tiene sus artistas de cabecera. Uno de ellos es sin duda Howard Pyle, que además de crear algunas de las imágenes más icónicas, escribió también numerosos relatos sobre el género. Aunque si hay un pintor que captó la esencia rabiosa y salvaje, pero también evocadora y poética de los corsarios, ese fue N. C. Wyeth. Sus detallados óleos inspirados en La Isla del Tesoro recrean a la perfección las atmósferas de cada escena y tienen una fuerza y rotundidad visual que los convierten en las ilustraciones ideales para esta obra maestra de la literatura.

Por supuesto, el medio que más ha explotado este tipo de historias, es sin duda el cine. El Hollywood clásico produjo innumerables películas, lo cual demuestra el interés que ejercía en el público. El Capitán Blood, El Capitán Kidd (hay una buena ristra de capitanes), El temible burlón, La mujer pirata, etc en fin, la lista es interminable. Simplemente de versiones de Peter Pan (entre las que destaca, cómo no, Hook) y, de nuevo, de La isla de Tesoro, el relato de piratas por excelencia, tenemos para muchas tardes de diversión (y a veces también de aburrimiento, todo hay que decirlo). Por ser películas de mi infancia que contribuyeron a la afición por los parches y las calaveras, quiero mencionar La isla de la cabezas cortadas y, por supuesto, La princesa prometida.

piratas-del-caribe
Uno de los fabulosos atuendos de Keira Knightley en Piratas del Caribe

Ahora bien, si pensamos en las producciones más recientes (aunque ya no tanto), no podemos olvidar las andanzas (y andares) de Jack Sparrow. Al margen de la cuestionable calidad cinematográfica de las películas, la contribución iconográfica de la saga de Piratas del Caribe es innegable. El diseño de vestuario y la caracterización de los personajes es realmente sobresaliente. Y además, tanto por los esfuerzos de Deep como por la aparición estelar de Keith Richards, consiguieron casar de forma muy natural la piratería y el rock. 

Unos años más tarde, la explosión de las plataformas de streaming nos trajo nuevas aportaciones al género, esta vez en formato de serie televisiva. De entre todas, destaca Black Sails, en la que sobresale el diseño del vestuario de algunos de los bucaneros más famosos de la historia.

El mundo del cómic tampoco se queda corto en aportaciones al mundo de los corsarios, y esta temática se abordó profusamente ya desde  sus inicios. Tenemos numerosas y muy conocidas obras clásicas, pero en las últimas décadas también han aparecido muchos títulos que demuestran el interés que este género sigue despertando tanto en los autores como en el público. Las aproximaciones son además muy variadas, desde la portentosa interpretación de Peter Pan realizada por Loisel, a Isaac el Pirata de Blain, o El Rey Rosa de David B., pasando por obras muy en la línea del álbum francobelga como Long John Silver, Piratas o Barracuda.

loisel-peter-pan-pirata
El Capitán Garfio de Regis Loisel

En el manga, además de la megaexitosa One Piece, es digna de destacar la actualización del género que realizó Minetaro Mochizuki en su serie MaiWai. En ella leí por primera vez el nombre de Libertalia (en realidad la llamaban Libertaria), la utopía pirata. Pero esa, ya es historia para otro día.

Hay un lugar, fuera del tiempo, entre la ficción y la realidad, un espacio de amplios horizontes en el que la fantasía se encuentra con el poder evocador de la aventura. Ese vasto mar, lleno de peligros, es por el que navegan los piratas.

Máis Alá Manuel Antonio

landriton-post

Manuel-Antonio

La taza Máis Alá rinde homenaje a Manuel Antonio, autor de vanguardia y uno de los grandes poetas del mar. 

Nació en Rianxo en 1900, fue amigo de juventud de otro gran escritor, Rafael Dieste, con el que compartía intereses literarios y compromiso político. Su espíritu inquieto lo llevó a mantener desde muy joven correspondencia epistolar con las figuras más relevantes de la cultura gallega del momento y a estar al tanto de las últimas tendencias poéticas internacionales. Comenzó a publicar con tan sólo 17 años y no esquivaba las polémicas estéticas con editores e intelectuales de la época. Colaboró en revistas como Alfar y formó parte del consejo de redacción de Ronsel, publicaciones ambas de notable importancia.

Su pensamiento estético estuvo muy influido por la obra de Jean Epstein La poésie de aujourd´hui, un nouvel état d´intelligence, que él mismo se encargó de traducir al gallego, en aspectos como el proceso de supresión de la secuencia espacio-temporal presente en algunos de sus poemas. También se suele citar el influjo de otros poetas, como es el caso de Huidobro, pero lo cierto es que Manuel Antonio nunca se quiso adscribir a ninguna corriente vanguardista concreta y configuró un estilo muy personal, que lo convierten en una figura singular y significativa de la literatura gallega, nunca suficientemente reivindicada. Su voluntad de trascender las convenciones literarias quedó reflejado en Máis Alá, el manifiesto de vanguardia que firmó junto a su amigo, el gran ilustrador Álvaro Cebreiro, y del que tomamos el título para bautizar esta taza.

Manuel Antonio estudió náutica y fue precisamente navegando, a bordo de un paquebote, donde escribió el impactante poemario publicado en 1928, De catro a catro, título que hace alusión al período de guardia en cubierta que hacía en el navío donde estaba embarcado. En el proceso de edición de este libro participó Rafael Dieste y estuvo ilustrado por el artista Carlos Masside. Para dejar grabado en la taza escogimos un fragmento de uno de nuestros poemas favoritos de esta obra, SOS, que reproducimos a continuación:

sós

        Fomos ficando sós

o Mar o barco e mais nós.

        Roubaron-nos o Sol
        O paquebote esmaltado

que cosía con liñas de fume

áxiles cadros sin marco

       Roubaron-nos o vento
       Aquel veleiro que se evadeu

pol-a corda floxa d’ o horizonte

       Este oucéano desatracóu d'as costas
       e os ventos d' a Roseta

ourentaron-se ao esquenzo

       As nosas soedades

veñen de lonxe

como as horas d’ o reloxe

       Pero tamén sabemos a maniobra

d’ os navíos que fondean

a sotavento d’ unha singladura

       N-o cuadrante estantío d'as estrelas

ficou parada esta hora:

       O cadavre d'o Mar

fixo d’o barco un cadaleito

       Fume de pipa          Saudade
       Noite     Silenzo       Frío
       E ficamos nós sós
       Sin o Mar e sin o barco
       nós.

Con esta taza rendimos homenaje tanto a esta obra como al espíritu audaz de Manuel Antonio, que tuvo una vida breve pero fulgurante y deslumbrante como un relámpago.

Bienvenidos al Lándriton Post

landriton-post

¡Extra, extraaa! ¡Nace el Lándriton Post, extra extraaa! Hoy inauguramos el Lándriton Post, el noticiario de Landra Gráfica donde podrás leer sobre los temas que nos interesan en Landra, sobre nuestros nuevos productos y en general todas las novedades y noticias landrescas. Somos conscientes de que los blogs ya son algo que suena a antiguo pero, qué le vamos a hacer, Mr. Lándriton es una bellota chapada a la antigua, y si no, decídselo a su monóculo.

Siempre tenemos la sensación de que se nos quedan cosas en el tintero, que a través del Instagram hay cosas que no podemos contar o que simplemente no llegan por ser una red social esencialmente visual. Así que este noticiario es, en definitiva, otra manera más de estar en contacto con vosotros, de contaros qué hacemos y por qué, compartir nuestros gustos y dar rienda suelta a nuestra verborrea, sin olvidarnos por supuesto de la parte gráfica que tanto nos caracteriza (que para eso la tenemos en el nombre).

Si os gusta la ilustración, si os gusta la literatura, vamos, si os gusta la cultura en general, aquí encontrareis posiblemente publicaciones de vuestro interés (¡al menos lo intentaremos!). Como sabéis, para nosotros no existe alta y baja cultura (Mr Lándriton es tradicional pero no tan rancio), y nada escapa a nuestro foco. Los reporteros del nuevo Post son insaciables, así que desde lo más friki a lo clásico (nuestros tentáculos llegan al medievo), toda manifestación artística tendrá cabida en este periódico. Evidentemente, todo estará tamizado a través de nuestro particular filtro Pop, colorido y portador de buen rollo, que es la esencia del espíritu landresco.

Esperamos de verdad que de ahora en adelante disfrutéis con las pequeñas píldoras de landrismo ilustrado que con cierta regularidad iremos poniendo por aquí. ¡Hasta la próxima entrega!